MicroUtopias

 
  • Decrease font size
  • Default font size
  • Increase font size
Inicio
Elecciones europeas
martes, 20 de mayo de 2014
Primer artículo: "La vida me ha enseñado una dura ley de la historia: cuando una situación es injusta, sólo los extremistas luchan de veras contra ella. Pero luchan mal debido a sus exageraciones."
Segundo artículo: "Un acto de campaña montado con unos recursos mínimos, una aparición de escasos segundos en televisión, un presupuesto electoral elaborado a base de donaciones ciudadanas. Indignación. Herencia 15-M. Muchas ganas de pelear y provocar un cambio; trabajo concienzudo en la calle y en las redes sociales. Carretera y hashtag. Varias candidaturas se presentan el próximo 25 de mayo con un programa que gira en torno a consignas, objetivos y reclamaciones muy parecidos. ¿En qué se diferencian? ¿Qué traen de nuevo? ¿De dónde salen sus presupuestos? ¿En qué falla cada una de ellas?"
Documento muy interesante de reflexión ante estas Elecciones Europeas: reflexion-elecciones-europeas2014-hoac

ImageEso viví durante el franquismo, cuando los únicos que verdaderamente luchaban, se jugaban el tipo y fueron a la cárcel, eran en gran mayoría comunistas: militantes de diversos partidos marxistas desde el PC, BR, LCR y demás, con alguna excepción discreta como la de Ruíz Giménez y sus Cuadernos para el diálogo. En cambio, los que luego aparecieron como “demócratas de toda la vida”, quizá se permitían algunos chistes contra Franco en la intimidad, pero luego votaban sí en los referéndums del régimen. Y lo peor era que, al estar los grandes valores en manos de extremistas, era fácil desautorizarlos diciéndonos que luchar contra la dictadura era ser comunista. Nadie ha reivindicado a aquellos generosos equivocados, porque sigue siendo verdad que la historia la escriben los vencedores. Pero esa fue mi experiencia.

Y temo que hoy suceda lo mismo con la tiranía europea, aunque ahora los valores necesarios no los esgrima (ni los desfigure) la extrema izquierda sino la derecha, como luego diré. Pero vamos por pasos:

1.- Las encuestas anuncian una clara bajada del PP sin que por eso logre subir el PSOE. El dato es significativo. Conste que tengo a Rubalcaba como el mejor cerebro político del momento, tal como dijo Felipe González. Pero, desgraciadamente, tiene un historial manchado por su colaboración con el anterior gobierno del PSOE que cometió el mayor atropello que se le ha hecho a este país desde que comenzó la democracia: cambiar la Constitución (tan difícil de cambiar para otros fines más urgentes y más importantes) por un procedimiento de urgencia, sin consultar al pueblo, en complicidad con la derecha y para introducir una norma que puede ser discutible económicamente pero, en cualquier caso, contribuía a incrustar el neoliberalismo en nuestra carta magna. Eso no se lo han perdonado al PSOE muchos de los que habían creído en él. Y si se añade la otra negativa sostenida a un cambio en la ley electoral que evite el actual tsunami bipartidista (negativa sostenida también en alianza con el PP), el PSOE ha manchado tanto su historia que no logrará redimirse hasta que pida perdón por esos dos pecados. Claro que pedir perdón implica el propósito de cambiarlos en cuanto regrese al poder… Pero sin esa penitencia no veo yo que el PSOE pueda regresar al gobierno, con lo que está haciendo un gran favor indirecto al PP.

Y lo dicho no es óbice para reconocer que casi todo lo bueno que queda en este degradado país se lo debemos a Felipe González y que la ley de dependencia de ZP era una gran ley, aunque resultó estéril por no garantizar su soporte económico.

Image2.- Ahora se pelean el Sr. Cañete y la Sra. Valenciano, ambos con esa misma fatuidad política que consiste en grandes alfilerazos para el supuesto adversario y grandes palabras para los propios proyectos. En Cañete eso puede resultar normal porque, para su partido, España se reduce a unos doce millones de los más de cuarenta que pueblan la península. El resto ni son españoles, ni existen ni cuentan. Cañete tiene razón en lo que dice, pero sólo si se acepta este punto de partida monstruoso.

Por lo que respecta a Elena Valenciano, su lenguaje consta de palabras biensonantes pero, vacías, sonoras y abstractas: empleo, víctimas, estado del bienestar… Pero las palabras abstractas ya no convencen porque estamos demasiado acostumbrados a oír que se crea empleo facilitando el despido o que se suben las pensiones bajándolas.  Mientras que nunca hemos oído al PSOE desgañitarse y plantar cara y denunciar públicamente la dictadura de la troika, o las incompetencias de un BCE sin más objetivo que luchar contra la inflación, o el que nos gobierne una Comisión no elegida por los ciudadanos, o las negociaciones secretas sobre el ACTI (Acuerdo Trasatlántico de Comercio e Inversiones, que acabará metiéndonos al destronado AMI por una puerta trasera), ni los repetidos dictámenes de Bruselas que, tras aplaudir lo bien que estamos haciendo las cosas, añaden sin rubor que todavía hay que matar de hambre a unos cientos de miles más de españoles; y después volverán a decirnos lo mismo y así sucesivamente… Tampoco denunciaron nunca esa política cruel de rescatar a los bancos, víctimas de su propia codicia, con el dinero de los ciudadanos y sin exigirles devolver luego ese dinero, como prometía ingenuamente ZP y como hacen los mismos bancos cuando prestan dinero a alguien.

Lo que ha ocurrido estos últimos años en Europa es, en mi opinión, gravísimo, y el futuro lo juzgará como juzgamos hoy a los negreros blancos que aparecen en la película Doce años de esclavitud Hemos traicionado aquello que un libro de S. Zweig califica como “el legado de Europa”. Susan George (en Otro mundo es posible si…), ponía como condición imprescindible para un mundo mejor el que triunfase la visión europea sobre la visión norteamericana de la sociedad y la economía. Esa condición no se ha cumplido porque Europa, como el Esaú bíblico, ha entregado su legado a cambio de un plato de lentejas norteamericanas. Esta es, para mí, la gravedad de nuestra hora histórica.

3.- Así sucede que, quien esgrime en estos momentos las verdaderas reivindicaciones sociales son, desgraciadamente, partidos de extrema derecha como el Frente Nacional de Le Pen o el Amanecer Dorado de Grecia (en España no ocurre así porque la extrema derecha funciona como sostén del PP). Esos partidos mezclan hoy las más justas reivindicaciones sociales con contravalores inaceptables como la xenofobia, exclusión de inmigrantes, antisemitismo judío o árabe, la destrucción de Europa o unos nacionalismos ciegos… Con lo cual, otra vez, dan argumentos para desautorizar como fascistas todas esas demandas sociales. Por ello puede ser momento de recordar que Hitler no subió al poder por su locura racista, sino por sus reivindicaciones sociales. Lo otro vino después…

4.- En estas circunstancias ¿qué hacer a la hora de votar? No lo sé exactamente pero sí que creo poder dar dos consejos. En primer lugar, en estos días de campaña, taparse los oídos y los ojos ante cualquier anuncio, discurso, programa o cartel de propaganda: que sepan de entrada que no les creemos y que todos sus actos electorales no son más que vicios de autoerotismo político. Después no votar PP ni PSOE, ni aunque, como el lobo del cuento, se disfracen de caperucita nacionalista, y vayan a las elecciones con un eslogan de “Ganémonos a Europa” cuando el único grito posible es el de “Cambiemos Europa”.

Después de eso haga Ud. lo que quiera. En plan de sueños utópicos yo doy importancia al consejo del maestro Saramago (en Ensayo sobre la lucidez): votar en blanco. No dejar de votar porque es un deber ciudadano. Además, contra lo que algunos piensan, votar en blanco no es lo mismo que no votar: las abstenciones no cuentan, los votos en blanco sí; de modo que si de un total de cien, 50 se abstienen, 30 votan A y 20 votan B, gobernarán los de A con menos de un tercio de los votos. Mientras que si 50 votan blanco, 30 votan A y 20 votan B, los del partido A no podrán gobernar. En el primer caso A era la mayoría, mientras que en el segundo es una minoría. Por eso, si hay que dar la vuelta al sistema que está hoy como un calcetín del revés, imaginemos lo que sucedería si un día en unas elecciones el voto en blanco saca mayoría. Habría que encargarle formar gobierno porque es la opción más votada. Pero sería imposible hacerlo porque es una opción sin rostro. Quizás entonces los profesionales de la política se verían obligados a sentarse para ver cómo hacerle la respiración artificial a esta democracia ahogada, antes de que se nos muera del todo…

Así estamos. Pero a pesar de todo, y como aquellos viejos árboles de Labordeta, intentemos “hacer con el futuro un canto a la esperanza”.

 

 

mayk-voteImagen extraída de: Presseurop

Fuente: blog.cristianismeijusticia.net

IU, Equo, Podemos y Partido X: Entrevista a cuatro voces a la izquierda del PSOE

 

Gerardo Tecé. Un acto de campaña montado con unos recursos mínimos, una aparición de escasos segundos en televisión, un presupuesto electoral elaborado a base de donaciones ciudadanas. Indignación. Herencia 15-M. Muchas ganas de pelear y provocar un cambio; trabajo concienzudo en la calle y en las redes sociales. Carretera y hashtag. Varias candidaturas se presentan el próximo 25 de mayo con un programa que gira en torno a consignas, objetivos y reclamaciones muy parecidos. ¿En qué se diferencian? ¿Qué traen de nuevo? ¿De dónde salen sus presupuestos? ¿En qué falla cada una de ellas?

Hemos pedido a los cabezas de lista de las candidaturas de Primavera Europea, Partido X, Izquierda Unida y Podemos que nos respondan a éstas y más cuestiones. Florent Marcellesi, Hervé Falciani, Willy Meyer y Pablo Iglesias intentarán explicar qué tienen en común y en qué se diferencian estos proyectos.

La primera pregunta es obligada. ¿Por qué por separado? Con propuestas y reivindicaciones tan similares, ¿no hubiera sido lógico acudir de la mano, unir fuerzas?

min_meyerWilly Meyer (IU) opina que esta unión ya está sucediendo: “La Izquierda Plural es ya, a día de hoy, la mayor coalición de partidos y formaciones a nivel estatal, compuesta por once miembros”, señala.

 

min_marcellessiFlorent Marcellesi (Equo), segundo en la lista de Primavera Europea, coincide con el argumento de Meyer: “Ya somos una decena de partidos políticos y colectivos ciudadanos”. Sin embargo, el candidato de la formación ecologista va más allá y se moja: “Aquí no sólo queremos cambiar las políticas actuales, sino también las formas de hacer política”, sostiene, y señala a IU y Podemos. “Izquierda Unida no permite elegir sus candidaturas mediante primarias, algo que nos parece fundamental para dar voz a la ciudadanía. En cuanto a Podemos, sí hace primarias, pero no ha querido coaliciones con otros partidos políticos. La posición de Podemos respecto a Europa es poco clara. Más allá del “podemos”, hay que saber el “qué queremos”. Mantiene una gran indefinición sobre el modelo de Europa que quiere”.

min_iglesiasPablo Iglesias (Podemos) ofrece otro punto de vista. Lo explica de la siguiente forma: “Nosotros pusimos encima de la mesa un método participativo donde la ciudadanía podía elegir la lista electoral y definir colectivamente el programa político. En esas primarias sin censo podía votar todo el mundo y podía presentarse cualquier persona. Nos hubiera encantado, tal y como se lo hicimos llegar a los distintos grupos, que se hubiera presentado gente de IU, de Equo, Compromís o cualquier otra formación. Respetamos los procedimientos y los tiempos de cada organización, aunque seguimos pensando que en nuestra actual situación debía ser la gente la que eligiera y no reducir la participación a los militantes o a los congresos”.

min_falcianiPor su parte, los motivos de Hervé Falciani, cabeza de lista del Partido X, son diferentes: “Preferimos la federación de competencias a la antigua lógica de la unión y así es como nos relacionamos como ciudadanos, para unirnos, para hacer algo concreto, no como partidos. Es la lógica que hemos utilizado y que continuaremos utilizando después de las elecciones. Nuestra metodología nos lleva a buscar primero las habilidades y de este modo hacer las cosas ya, en lugar de tener que esperar a esta gran coalición”.

Tras el esbozar una panorámica general del por qué no ha habido unión, los candidatos pasan a explicar qué propuestas trae cada una de sus formaciones, sus puntos fuertes y sus incoherencias.

Falciani: “La Red Ciudadana Partido X es un pacto de mínimos, transversal y detallado entre ciudadanos para entrar en el espacio electoral, echar a los responsables de la crisis y permitir que se apliquen las soluciones en las que ha trabajado la sociedad y son bloqueadas por esos mismos responsables”.

Pablo Iglesias define de la siguiente forma el proyecto Podemos: “Somos una iniciativa política cuya principal aspiración es convertir la indignación y el hartazgo social en poder político. Es una herramienta puesta al servicio de la ciudadanía y su activación política. Quienes hemos lanzado esta apuesta creemos que lo más importante es trabajar para construir la unidad popular y ciudadana a favor de la democracia, y eso implica cambiar el relato y la narrativa en torno a la crisis y la manera de salir de ella”.

Florent Marcellesi explica qué busca Primavera Europea: “Queremos una Europa de las personas. La queremos reinventar desde la ecología, la democracia y la solidaridad. Nuestro objetivo es reorientar nuestro insostenible modelo productivo actual hacia otro que cree decenas de millones de empleos verdes y decentes en el conjunto de la UE. Es imprescindible regenerar la democracia en Europa a través de un proceso constituyente europeo donde la ciudadanía europea decida colectivamente qué Europa quiere. Y además hay que repensar Europa en clave de derechos: para las mujeres, las personas LGTBi+, la juventud, los migrantes, las generaciones futuras, los demás seres vivos y la naturaleza”.

Willy Meyer nos lo resume así: “Hay un objetivo, que es conseguir que, de una vez por todas, la economía deje de someter a la política y eso solo podrá ocurrir cuando el poder sea de la gente, cuando consigamos, a través de un proceso constituyente, construir una Europa realmente democrática y social, en la que la gente tenga el poder, desplazando a los Consejos de Administración de las grandes empresas y a sus títeres de la toma de decisiones”. Y señala responsabilidades: “Socialdemócratas y conservadores conforman el Gobierno de la UE, la Comisión Europea junto con los liberales, han votado lo mismo en el 73% de las votaciones que ha habido en el Parlamento Europeo, y consensuado todos los Tratados Europeos”.

Expuestos los objetivos, es el momento de preguntas incómodas. Willy Meyer habla de los socialdemócratas. IU tiene una compleja relación con el PSOE. Su formación ha dicho en campaña que el PSOE, al igual que el PP representa los intereses de la Troika. ¿Gobiernan en Andalucía junto a la Troika?

El PSOE no es lo mismo que el PP pero sí que hacen lo mismo, tanto cuando gobiernan juntos, como en el caso de la UE y de 10 países, o cuando lo hace en solitario, como en Francia o España. El caso de Francia es fiel reflejo de la traición de la socialdemocracia al electorado de izquierda. Reitero que Elena Valenciano, los socialdemócratas, y Arias Cañete, los conservadores, son los candidatos de la Troika en España de cara a las elecciones europeas del próximo 25 de mayo.

Desde Izquierda Unida hemos asumido responsabilidades de gobierno en Andalucía con un programa de medidas específicas para defender de la mayoría social. Aun así sabemos que el Gobierno de Andalucía en su conjunto dista mucho de ser el Gobierno de Izquierda transformadora que defendemos, pero es innegable que, gracias a la contribución de IU, Andalucía cuenta hoy con un gobierno de resistencia al ataque neoliberal que sufrimos, como lo demuestra que la ley de la vivienda haya sido recurrida ante el Constitucional por el Gobierno de Rajoy.

Pablo Iglesias, algunos les llaman Pablemos. El uso de su imagen como logo, por ejemplo, generó críticas en torno al exceso de personalismo. La explicación que se dio fue la que hubiera dado cualquiera de los dos grandes partidos, puramente de marketing: “La gente reconoce a Pablo Iglesias”.

Lo de Pablemos se le ocurrió a Javier Gallego ‘crudo’, el presentador de Carne cruda, el programa de la Cadena SER. Es una crítica lógica. Que nadie se crea que a mí me sabe bien que mi cara esté en una papeleta, pero no hay que confundir el marketing de los grandes partidos con la necesidad de pelear en un terreno adverso. Es como si yo te dijera que tu pregunta me parece más propia de un asalariado de Intereconomia que de alguien de un medio libre. Hacer periodismo supone preguntar y hacer política supone combatir para intentar ganar. Partimos de una situación anómala que certifica cualquier encuesta o sondeo realizado, donde se señala que el candidato es infinitamente más conocido que la candidatura.

Teniendo en cuenta que Podemos nació en enero y las elecciones son en mayo, era crucial para una candidatura tan joven abrirse un hueco en la selva mediática. Eso pasa nos guste o no, por vincular mi presencia a la de Podemos en aras de equilibrar la balanza entre lo mucho que se me conoce y lo poco que se conoce a Podemos. No es el terreno ideal tener que optar por una cara en una papeleta, pero los compañeros me convencieron de que era lo que tocaba hacer.

Florent Marcellesi, ¿qué datos manejan en Primavera Europea? El CIS no les da representación. Pasadas las elecciones, a medio plazo, ¿qué expectativas tiene Primavera Europea? ¿Y usted, personalmente, en caso de no conseguir representación?

Los datos para Primavera Europea son buenos de cara a sacar un eurodiputado. El CIS nos da una estimación de 1,7% de voto más simpatía, y eso sobre voto útil (quitando abstenciones y nulos), podría ser alrededor del 2,6%. En lugares como Madrid tenemos mucha más intención de voto que en las generales, por lo que, sumado al más que previsible alto voto en la Comunidad Valenciana y Aragón, creemos que aseguraremos al menos un eurodiputado.

Hervé Falciani, al Partido X se le ha criticado mucho la falta de posicionamiento ideológico. ¿Temen que el “estos quiénes son”, sea un lastre que pueda hacer fracasar el proyecto? ¿A qué partido votó usted la última vez que acudió a las urnas?

Voté a la izquierda, como tantos. Es la decepción la que me impulsó a participar en este hackeo político que es la Red Ciudadana Partido X. Democracia es permitir la diversidad y sacar provecho de ella como sociedad. No es que todos pensemos igual, sino trabajar siendo diferentes. ¿Acaso  mi religión, mi origen o mi orientación sexual tienen alguna relación con mis competencias, con el respeto que pueda merecer? No. Hemos  empezado a trabajar juntos para poner en común competencias y  experiencias que puedan ser útiles para todos. ¿Por qué defender una  ideología u otra cuando la urgencia es ponerse a trabajar para ofrecer  soluciones?

Willy Meyer, sé que no van a hablar mal de las nuevas alternativas surgidas a su alrededor (Podemos, Partido X o Equo), muchas de ellas construidas por ex de IU. No me hable mal, pero dígame alguna buena propuesta que crea que aportan.

A nosotros nos preocupan las fuerzas que actualmente están imponiendo la agenda de recortes, las fuerzas que conforman el consenso bipartidista. De las otras fuerzas, desde el respeto, preferimos no opinar.

Falciani, Hacienda no hace públicos los nombres de su lista, la conocida como Lista Falciani. ¿Por qué no lo hace usted mismo?

Luchar contra los mecanismos que hacen posible el fraude fiscal es más importante que aquellos que los utilizan. Seguirán estando disponibles (los mecanismos) para los próximos grandes defraudadores si sólo nos preocupamos de los nombres.

Los nombres han servido para demostrar que no teníamos el control  financiero que todo el mundo pensaba que teníamos. Es necesario que sean  los jueces los que los tengan para que los culpables puedan ser  castigados. Si los jueces no actúan, otras vías existen, pero de momento hay que seguir trabajando en esta línea.

Pablo Iglesias, dígame la verdad. ¿Cuántos tirones de coleta le han dado sus amigos de IU?

Entre amigos no hay tirones de coleta. Para eso están los periodistas y está bien que sea así. Algunas de las personas que más quiero y con las que mejor me entiendo políticamente son militantes de IU y eso no ha cambiado. Es más, te diré que si no fuera por el trabajo y las reflexiones compartidas con amigos de IU (algunos de ellos dirigentes con responsabilidades muy importantes) durante los últimos años, seguramente no me habría embarcado en este proyecto.

¿Qué heredan del 15-M?

Willy Meyer: Izquierda Unida estuvo y está presente en buena parte de las acciones e importante trabajo que ha llevado a cabo todo lo que rodea al 15-M. Y lo ha hecho con la participación convencida, respetuosa y activa de miles de sus militantes.

Pablo Iglesias: El 15-M nos enseñó que la fuerza no está en pedirle el carnet a nadie, en que no se puede ir por la vida exigiendo certificados de pureza ideológica. El 15-M no es un movimiento, es la sociedad en movimiento.

Florent Marcellesi: Heredamos ideas de participación directa: todos los partidos de la coalición hemos organizado primarias para elegir nuestros candidatos. Es más: el Partido Verde Europeo somos los únicos en haber organizado primarias a nivel europeo para elegir nuestros candidatos a la Comisión Europea.

Hervé Falciani: En la X he vuelto a encontrar las ganas y los valores que me emocionaron del 15M. La Red Ciudadana es hija del 15-M. Tomaron toda esa energía y la  canalizaron para seguir la lucha pero en el frente electoral, que es la  barrera que impide que todas las otras luchas que están llevándose a  cabo desde el 15-M se conviertan en victorias.

Conocemos la parte de indignación y exigencia de cambio con la que acuden a las elecciones. ¿Cuál es la parte de política creativa? ¿Qué trae de novedad su coalición para intentar acercar a la ciudadanía a una democracia real?

Florent Marcellesi: Somos los únicos que hemos realizado unas primarias abiertas a nivel continental. Hacemos lo que decimos no solo a nivel local sino también a nivel europeo. Además apostamos por trasladar al Parlamento Europeo nuestra iniciativa de “Congreso Transparente” que hicimos con Joan Baldoví en el Congreso español. También proponemos un “escaño 752” para que la ciudadanía pueda defender directamente en el Parlamento Europeo sus propuestas.

Hervé Falciani: Demostrar que se puede hacer política con rigor, con  ciudadanos en contacto con la realidad. Que es posible trabajar  alrededor de un método que imposibilite la corruptibilidad de los  representantes. Democracia y punto.

Pablo Iglesias: Nuestro programa político ha sido trabajado con las aportaciones de miles y miles de personas. En solo tres meses han surgido más de 400 Círculos Podemos, que son agrupaciones ciudadanas que trabajan de forma autónoma alrededor de una serie de ejes (democracia-soberanía, derechos sociales-servicios públicos, reparto del empleo y la riqueza y método participativo), donde no se le pide el carnet a nadie. Planteamos que los cargos deben ser revocables, que no se puede pasar de la política a un consejo de administración, tal y como se detalla en la Directiva Villarejo que hemos presentado contra la corrupción.

Willy Meyer: La apuesta de Izquierda Unida por un proceso constituyente que permita a la gente construir un nuevo modelo de integración regional. El futuro de Europa pasa porque haya futuro para la gente, para los trabajadores y trabajadoras, para la mayoría social. Pasa porque la UE se ponga realmente a trabajar por conseguir que se generen empleos de calidad y con salarios dignos.

Se ha contado para la entrevista con cuatro representantes de las formaciones Izquierda Plural, Podemos, Primavera Europea y Partido X. Los cuatro, hombres. Ni una mujer. ¿Se trata de una curiosidad estadística o hay algún problema también en los partidos de este ámbito?

Florent Marcellesi: Los partidos integrantes de Primavera Europea hemos elegido a nuestros cabezas de lista en primarias. La Chunta ha elegido a una mujer, Ángela Labordeta, y en EQUO pasaron a segunda fase de las primarias dos hombres y dos mujeres. El Partido Verde Europeo es el único que presenta una mujer como candidata a presidir la Comisión Europea (Ska Keller) y todos los cargos y órganos de EQUO son paritarios. Dicho esto, evidentemente hay un problema. No es sólo la menor participación de las mujeres en política, sino su limitado acceso a los puestos de responsabilidad en los partidos y a los cargos públicos.

Pablo Iglesias: Totalmente de acuerdo. Las mujeres siguen sufriendo ese “techo de cristal” que muchas veces les impide ocupar los puestos de responsabilidad que deberían ocupar, pero que toda una serie de dinámicas patriarcales lo dificulta. Esto ocurre en todos los ámbitos de la sociedad, pero sí que es cierto que la izquierda debería ser mucho más sensible en este aspecto.

Willy Meyer: La candidatura de la Izquierda Plural cuenta con más mujeres que hombres. No solo es cremallera, sino que además, de los seis primeros puestos, cuatro son de mujeres. Pero más importante que esto es que Izquierda Unida asume el feminismo como una lucha transversal en todas las políticas y propuestas que plantea, en su día a día. Es una lucha principal, y más en el contexto actual, en el que la alianza entre capitalismo y patriarcado se está renovando y reforzando.

Acabamos con números. Presupuestos y encuestas. El estudio del CIS le da 5 escaños a IU y 1 a Podemos. Primavera Europea se quedaría cerca, pero no conseguiría entrar, y Partido X se quedarían fuera por más distancia, según el estudio de este Instituto Sociológico. Sin embargo, ni unos ni otros se conforman.

Falciani se revela contra el estudio del CIS. “Nadie cree ya en las encuestas. Sabemos que están hechas para condicionar a la opinión pública, no para reflejarla. Ninguna encuesta predijo el 15M. Las redes sociales han demostrado bastante capacidad para anticipar acontecimientos y los datos que tenemos allí indican claramente que si el PP y el PSOE se creen sus propias encuestas, este 25M se van a llevar una buena sorpresa”.

Pablo Iglesias parece creer algo más en las encuestas, ve el diputado y aumenta su apuesta. “Los datos que manejamos no podían ser mejores para una iniciativa que no llega a los 4 meses de existencia. Las encuestas siempre hay que tomarlas con cautela, pero la secuencia parece clara: 0,4, 0,8, 1,2, 1,6, 1,8, 2,4 y en ascenso. Algunas nos dan 1, otras 2 y hasta 3 pero no nos conformamos y vamos a apretar el acelerador para perseguir la retirada de los partidos del poder que querrían que la campaña acabara ya”.

Willy Meyer, el candidato experimentado lo ve, quizá precisamente por esa experiencia, de un modo más sereno: “Para nosotros todo lo que suponga crecer es ir por el buen camino, sobre todo, teniendo en cuenta la clandestinidad mediática que sufrimos. No obstante, somos conscientes de que el bipartidismo, apoyado por las grandes empresas de comunicación de este país, intentan rebajar este crecimiento”.

Marcellesi, al igual que Falciani se rebela: ”Creemos que conseguiremos representación a pesar del CIS, pero no damos nada por ganado y estaremos luchando voto por voto en la calle, en las redes, en los debates, en los medios de comunicación…”.

¿Cuál es el presupuesto económico con el que su formación cuenta para esta campaña electoral? ¿De dónde proviene?

Willy Meyer: El presupuesto previsto para esta campaña es de 3.993.268 euros. De esta cantidad, las tres cuartas partes va destinada al mailing electoral, es decir, al envío de sobres y papeletas directamente a sus casas a los ciudadanos. Tenemos que hacerlo para no estar aquí también en inferioridad de condiciones con PP y PSE, o la de las formaciones nacionalistas en su territorios. Además de copar los medios de comunicación públicos y privados, gastan grandes cantidades en publicidad pagada en medios los privado, algo a lo que desde IU no estamos dispuestos. Por eso el envío del mailing es fundamental.

Pablo Iglesias: El presupuesto que manejamos no es fijo pero está en torno a los 100.000 euros. Otros le piden dinero a los bancos y les acaban debiendo todo, en nuestro caso la única deuda que tenemos es con la gente, que son nuestra fuente de financiación. El dinero proviene de las aportaciones y donaciones voluntarias de miles de personas.

Florent Marcellesi: Unos 200.000 euros. En concreto desde EQUO tenemos clarísimo que no queremos créditos, ni préstamos bancarios. No queremos depender del poder financiero. Por tanto, nuestra financiación proviene exclusivamente de las cuotas y donaciones de las personas afiliadas y simpatizantes. En nuestra web, también se puede seguir de forma transparente los ingresos y cómo los gastamos.

Hervé Falciani: Nuestro  presupuesto es de 60.000 euros de los cuales hemos obtenido más del 80%  en un proceso de financiación colectiva. Somos muy cuidadosos en explicar al detalle en qué se utilizará cada euro presupuestado y  explicamos dónde se ha gastado cada euro también, aportando facturas. La  transparencia no es un gráfico o un extracto de cuenta indescifrable,  ser transparentes con la contabilidad es que mi madre pueda entender sin  esfuerzo cómo se ha utilizado el dinero.

Fuente: LaMarea

 
< Anterior   Siguiente >

Curso DESTACADO

Imagen Destacada

el-roto-la-crisis