MicroUtopias

 
  • Decrease font size
  • Default font size
  • Increase font size
Inicio arrow Artículos arrow RIESGO PASIÓN REVOLUCIÓN
RIESGO PASIÓN REVOLUCIÓN
viernes, 04 de marzo de 2011
“ A los jóvenes exhórtalos a que sean prudentes en todo “ (Tito 2, 6)

ImageEsta cita de S. Pablo se presta con facilidad a una mala interpretación. Santo Tomás define la virtud de la prudencia “ recta ratio agibilium” (recta razón de lo que hay que hacer, sin embargo, muchas veces en la práctica se entiende como “recta ratio inagibilium” (recta razón de lo que no hay que hacer.

La prudencia es un modo de hacer de las otras tres virtudes cardinales: justicia, fortaleza y templanza y sin estas tres virtudes la prudencia no tiene pesebre donde reposar; es decir, el escultor no tiene mármol donde esculpir su estatua, el pintor no tiene tela donde pintar su cuadro, ni el músico pentagrama donde colgar sus notas.

Justicia, fortaleza y templanza, deben ser tres faros que iluminen la vida de los jóvenes.

Sorpresivamente, en los treinta años que llevamos de joven democracia las “juventudes socialistas “ y “las jóvenes generaciones” no han creado fuertes tensiones con los mayores de sus respectivas agrupaciones políticas. Y si nos han creado una fenomenal sorpresa el hecho de que en el último Congreso de las Juventudes Socialistas han tratado , entre diversos temas, nada menos que la eutanasia. Los jóvenes , si lo son, no pueden pensar en morir sino en vivir.


RIESGO

Desde cualquier enfoque que se mire la existencia humana está abocada al riesgo. Y la fuente del mismo no está en el determinismo sino en la libertad.

Observando la vida de los jóvenes, a pesar del botellón, de los ocupas, de los reducidísimos grupos radicales, se observa que no son un revulsivo en la vida social y que se integran en la sociedad de un modo natural. Aguantan lo que les echen, trabajo precario, política pasiva. Con solo el problema que tienen por la vivienda han hecho conservadores a varias generaciones de jóvenes aprisionados por el correaje de la hipoteca.

“ Solamente arriesgando al niño sale el joven, solamente arriesgando a éste, sale el adulto”

La vida de Jesús se caracteriza por un riesgo permanente. Al no dominar el futuro, Jesús, vivía referido constante a Otro que les señalaba el camino y cuyo rostro buscaba incansable durante las noches y las madrugadas de oración.

Lo que El enseñaba, conducía al peligro, a un lugar que dejaba atrás comportamiento seguros y familiares y avanzaba hacia caminos desconocidos

  • Venderlo todo para comprar una perla

  • Seguir esperando con las lámparas encendidas más allá de l hora razonable con el riesgo de gastar inútilmente el aceite.

  • Despreocuparse tanto de la comida y el vestido

  • Correr el riesgo de vivir colgados de la provisionalidad del cada día, sin la seguridad del granero repleto

  • Dedicarse a causas perdidas: enfermos, mujeres, niños, publicanos, marginados de la sociedad

  • Utilizar sólo medios pobres.... obstinarse en no apoyar su predicación más que en la solo fuerza de la palabra... y por eso eligió pescadores y recaudadores de impuestos - de tan mala fama- y prescindió del prestigio de los fariseos, del poder de los saduceos y el ascetismo de los sesenios.

PASION

“Por que el que se perdió en la pasión, perdió menos que el que perdió la pasión” Kierkegaard.

Confieso que no me gusta que los jóvenes sea “prudentes” ni mucho menos que sean razonables . Es más razonable guardarse el dinero para uno mismo que darlo a los pobres ¿fue razonables S. Francisco?. Es razonable hacerse un seguro... pero os podéis imaginar a S. Francisco entrando en una oficina de Mafre para enterarse de las condiciones de la póliza ¿

La inteligencia solo actúa de forma verdaderamente humana y creadora cuando el hombre es capaz de pensar apasionadamente. Los pensadores y escritores que más influyeron en la historia de la humanidad eran personas llenas de pasión como S. Agustín, Pascal, Doctoyewski, Kierkegaard. Filósofos “objetivos y fríos” son leídos hoy sólo por especialistas, mientras que las CONFESIONES y los PENSAMIENTOS siguen siendo actuales después de dieciséis y cinco siglos.

El pensamiento apasionado no deja indiferente a quien con él tropieza; y para crear escuela es ,menester que el maestro dé la sensación de estar convencido de lo que dice o escribe. Y así, Cristo enseñaba muchas veces las mismas cosas que los fariseos y maestros de Israel ...comentaba los mismos textos de la Biblia... pero en El había un tono de autenticidad que faltaba en los demás... por eso sus oyentes decían: ningún hombre habló como este nos ha hablado. Y dejaban casa y profesión para seguirle.

Analizando vuestras costumbres observamos que sois más hijos de la oscuridad que de la luz . Noche del viernes del sábado son vuestras. Cuánto tiempo perdéis y cuánto dinero gastáis ¡ que malos maestros tenéis¡ ¡ que mal hemos ejercido los mayores la función de magisterio que nos correspondía; no tenemos otra salida que pediros perdón.

Pero cuál es la salida que entre todos hemos de buscar?

Pero dejándonos de jeremiacas lamentaciones lo que hay que hacer, lo que este mundo pide a gritos, es la tan olvidada

 

REVOLUCIÓN.

La revolución permanente es el único modo de revolución posible” (Trotski) .....

Esta palabra ha sido borrada de nuestro lenguaje. Pero al juzgar por lo que nos dicen los politólogos y los analistas socioeconómicos el mundo se encuentra en una situación prerrevolucionaria. Que hace falta una gran transformación de nuestro mundo, eso nadie, en sus cábalas, lo puede negar.

Estando como está la historia plagada de violencia es natural que ésta también haya existido en los momentos revolucionarios, lo cual ha dado ocasión a que se identifiquen muchas veces la revolución con la violencia. Sin embargo, son cosas diferentes que no hay que confundir.

Para entender lo que hoy significa la palabra revolución hay que partir de la Revolución Francesa cuyo caldo de cultivo fue propiciado por los abusos y violaciones cometidos por la monarquía absoluta. “El Estado soy yo”.

Fue Condorceet el que captó la nueva situación, al afirmar que: la palabra “revolucionario” sólo puede aplicarse a las revoluciones cuyo objetivo es la libertad.


REVELION Y REVOLUCION

Albert Camus en su ensayo “El hombre rebelde” considera a este un hombre que dice no, si bien esto no implica una renuncia.

La rebeldía suele surgir de la contemplación de la injusticia o del caos social, y el rebelde tiene conciencia de que su enfrentamiento al orden actual está avalado por la razón.

El hombre rebelde es algo muy diferente de una persona resentida. La rebelión es un acto propio del hombre informado, porque como decía Lenín: “sin teoría de la revolución no hay revolución posible.

Por eso hay que leer mucho más de lo que el común de los jóvenes suele leer en la actualidad porque: el saber no ocupa lugar, pero ocupa tiempo.

 

MOUNIER Y LA REVOLUCIÓN

La primera tarea revolucionaria dice Mounir consiste en “una toma de conciencia personal, del mal en sí, del mal público proyectado ante ellos y separado de ellos, recitado con una voz que creen pura, pero que es la de su propia participación en el mal, de sus incidencia en su comportamiento cotidiano, de las mentiras virtuosas de sus palabras y de sus actos. Esta es la primera revolución, sin ella la otra será solamente una comedia (Esprit 27-12-1934).

Y en ese mismo número define así “llamamos revolución personal a la actuación que nace a cada instante de una toma de mala conciencia revolucionaria, de una rebelión dirigida en primer lugar contra uno mismo, contra su propia participación o su propia complacencia en el desorden establecido..”.

Son muchos los que rechazan la revolución personal: algunos se resisten por interés: banqueros, especuladores, capitalistas, pequeños comerciantes, intermediarios inútiles, rentistas... todos los que viven de los desórdenes del sistema social. Otros lo hacen por temperamento: son buena gente, optimistas por naturaleza, guiados por una falsa noción de caridad. Ha sido confundida algunas veces con el optimismo “con esa indulgencia acomodaticia, se es indulgente con el prójimo porque se es indulgente, en primer lugar, consigo mismo. Sin caer en la cuenta de que “demasiada indulgencia engendra desprecio”.

El primer editorial de Esprit debido a la pluma de Mounier se titulaba “ rehacer el renacimiento”. Porque la Revolución Francesa fue a pesar de sus aportaciones positivas, una revolución burguesa e individualista. El nuevo Renacimiento (la nueva revolución) deberá ser: personalista y comunitaria o no será nada.

El primer Renacimiento careció del renacer personalista y olvidó el renacer comunitario. Contra el individualismo tenemos que recobrar el primero. Pero sólo lo conseguiremos con la ayuda del segundo.

Mounier denunciaba la buena conciencia de los mismos revolucionarios. Se creen infalibles en la acción por el solo hecho de ser revolucionarios. Es malo considerarse puros, justos. Por eso Mounier proclamaba la necesidad de la autocrítica revolucionaria.

 

Riesgo, Pasión, Revolución tres palabras que pueden iluminar la vida de los jóvenes de hoy


Luis Capilla

 
< Anterior   Siguiente >