MicroUtopias

 
  • Decrease font size
  • Default font size
  • Increase font size
Inicio arrow Ver/Editar/Añadir noticias arrow Cultura y Sociedad arrow ¡El mundo "endeudado" y aún así vivo!
¡El mundo "endeudado" y aún así vivo!
martes, 26 de octubre de 2010
"“¡Es noche en el mundo! Pero cómo olvidarse de que el Hijo de Dios al nacer eligió la medianoche… Cuanto más melancólica es la noche, más hermoso es el amanecer”." (La Sinfonía de dos mundos que Dom Helder Cámara escribiera en 1964).

Estado español condona con mucho retraso la deuda de Haití

Fuente: Agencia EFE - ABC

Madrid, 22 oct (EFE).- El Gobierno español ha condonado la totalidad de la deuda que Haití tenía contraída con nuestro país, por un importe de 38 millones de dólares y 1,5 millones de euros (cerca de 29 millones de euros).

ImageEl acuerdo, enmarcado en la Iniciativa de alivio de deuda a países pobres altamente endeudados, fue firmado por la embajadora de Haití en España, Yolette Azor-Charles, el 10 de junio de este año y ratificado por la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, el pasado 23 de junio.

La noticia ha trascendido hoy por un comunicado del presidente de las Juntas Generales de Álava, Juan Antonio Zárate, quien ha expresado su «satisfacción» por esta decisión del Gobierno.

La institución foral, que había pedido en febrero pasado la condonación de la deuda externa contraída por Haití, ha recibido hoy una comunicación del Ministerio de Asuntos Exteriores en la que se traslada la ratificación por parte de la vicepresidenta segunda del Gobierno de dicha condonación.

La embajadora de Haití en España, Yolette Azor-Charles, se ha felicitado por que España se haya sumado así a la lista de países e instituciones que se han volcado con Haití tras ser devastado por el terremoto de enero.

Azor-Charles ha asegurado a EFE que la condonación de la deuda se ha negociado «durante meses» y la documentación que así lo certifica ya ha sido «firmada».

«Las buenas noticias se toman más tiempo para salir que las malas», ha comentado la embajadora de Haití.

El borrador del acuerdo de condonación fue enviado al país centroamericano en octubre de 2009, pero las negociaciones se interrumpieron debido al terremoto del 12 de enero y la situación de incomunicación que vivió el país desde entonces. EFE

 

Lo anterior es un paso necesario pero no suficiente.  Aún queda mucho por hacer en este y muchos otros países...  Para estar informados podemos acceder a la página de la Campaña Quien debe a Quien.  Una "pequeña" muestra: 

 

Más de 1,3 millones de personas continuan sin ningún techo y viven en los 1.354 campamentos para desplazados por el terremoto de enero.

Centenares de personas son víctimas de la epidemia del cólera desatada en los últimos días.

Rosie Benjamin es una entre las más de 1,3 millones de personas que viven en los 1.354 campamentos para desplazados por el terremoto de enero en Haití. Ella y otras 1.200 personas se encuentran hacinadas en 300 tiendas de campaña y casuchas de plástico en un campo de fútbol de la sureña ciudad de Grand Goave.

Antoine Fesnell reza mientras sus hijas Nicole, de 9 años, y Antoine, de 6, observan durante la misa celebrada en las ruinas de la Catedral de Notre-Dame de Puerto Príncipe, Haití. Septiembre, 26, 2010. La esposa de Fesnel murió durante el terremoto que provocó más de 300.000 víctimas y dejó a millones de haitianos sin casa (Ramón Espinosa / AP)

 

Como ocurre en alrededor de 70 por ciento de los campamentos en este país, los residentes de Grand Goave están a su propia suerte. Aparte del suministro de agua, no reciben nada del gobierno ni de organizaciones de ayuda humanitaria. No hay comida, no hay empleos y no tienen noticias sobre su futuro. “Fuimos al municipio pero no pudimos saber nada. Fuimos a (la organización) Terre des Hommes, pero nada”, se quejó Benjamin. “Hasta ahora no hemos recibido nada. Estamos aquí sentados sin saber lo que están pensando” hacer.

Por otra parte, Médicos Sin Fronteras (MSF) informa de que está atendiendo a pacientes con síntomas de cólera en la ciudad de Saint-Marc, el área más afectada por la epidemia declarada en la región haitiana de Artibonite. Además, la organización médico-humanitaria ha enviado equipos de evaluación a las áreas de Mirebalais y Petit Rivière.

“El Hospital Saint Nicholas de Saint-Marc ha recibido ya una cifra significativa de pacientes, y no tiene la capacidad para responder a una emergencia de cólera”, explica Federica Nogarotto, coordinadora de emergencias de MSF en Saint-Marc. “Lo más importante ahora es aislar a los pacientes de cólera del resto, con el fin de atender de la mejor manera posible a quienes están enfermos y prevenir la propagación del brote. Esto permitirá además al hospital seguir funcionando con la mayor normalidad posible. Estamos instalando un centro de tratamiento del cólera independiente”. MSF cuenta con 20 trabajadores dando respaldo en el Hospital de Saint Nicholas, entre médicos, enfermeros y especialistas en logística. Los pacientes de cólera están siendo aislados del resto de personas que habían sido ingresadas en este centro antes de la epidemia que ya ha causado más de 25o muertes y centenares de afectados.  Mientras en el barrio Grand Goave, Benjamin y sus vecinos viven del dinero que envían sus familiares en el exterior, comparten la comida y, cada tanto, reciben trigo bulgur o aceite vegetal de alguna organización no gubernamental (ONG), pero eso es todo. Algunos niños y niñas, muchos de los cuales no irán a la escuela este año, presentan una pigmentación anaranjada en el cabello.

Consultada sobre esta obvia señal de desnutrición, Deborah Hyde, del Grupo de Refugio –equipo con mandato de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para coordinar la tarea de dar albergue a los afectados— dijo que la mayoría de las iniciativas de distribución de alimentos de las ONG se detuvieron en marzo por orden del gobierno haitiano.”La desnutrición es algo que, lamentablemente, ha estado aquí desde los años 80″, añadió.

Hyde sostuvo que muchos residentes contaban con otro lugar donde vivir, o podían encontrar uno, pero preferían quedarse en el campamento. “Para ser franca, tienen miedo de perder una (eventual) distribución” de comida o ayuda, dijo. Pero Benjamin y sus vecinos aseguran que nada podría estar más alejado de la verdad. Algunos residentes tienen su propia casa, pero no cuentan con medios para sacar los escombros dejados por el terremoto o reconstruir las partes destruidas. Otros son inquilinos.

Una niña salta a la comba en un área dañada por el terremoto de 12 de Enero en el barrio de Fort Nationale, Puerto Príncipe, Haití (Ramón Espinosa / AP)

Benjamin, como casi dos tercios de los haitianos, alquila su vivienda. Eso significa que no podrá volver a ella hasta que el propietario haga las reparaciones. Esta mujer asegura que nadie está en el campamento por elección propia. Y no sería extraño, considerando los informes sobre un creciente número de delitos, casos de explotación sexual y condiciones de vida insalubres en el refugio.

La mayoría de los haitianos afectados por el sismo del 12 de enero se encuentran hoy en el mismo lugar que el día posterior a la tragedia, a pesar de las donaciones recibidas por las agencias humanitarias, tanto de parte de privados como de gobiernos. El terremoto, de siete grados en la escala de Richter, mató a unas 300.000 personas y devastó la capital y otras importantes ciudades haitianas.

Los desplazados viven hacinados en tugurios de cartón, lonas y plástico, expuestos al ardiente sol y a frecuentes tormentas en las infames temporadas de lluvias de Haití. El mes pasado, una tormenta azotó a Puerto Príncipe, matando a seis personas y destruyendo 8.000 tiendas de campaña. El aparente estancamiento de los esfuerzos para reubicar a los afectados llevó a muchos residentes como Benjamin a asumir que no había planes concretos para ellos. Pero sí los hay.

Una investigación realizada durante tres semanas por el grupo Ayiti Kale Je/Haiti Grassroots Watch, dedicado a vigilar los esfuerzos de reconstrucción, descubrió uno. Sin embargo, no ha sido divulgado al público, está mal coordinado y no es supervisado por ningún ministerio haitiano. Elaborado por agencias de la ONU y grupos de la sociedad civil, el plan está conformado por tres partes: llevar de regreso a un grupo de los afectados a sus barrios de origen pero en casas mejor construidas y ubicadas, convencer a otros de que se muden al campo, y colocar al resto en nuevas viviendas en otros lugares.

En el papel, el plan parece sólido. Mientras se construyen las nuevas estructuras, se colocaría a las familias en refugios transitorios, de madera o plástico. Pero el plan afronta muchos desafíos, incluyendo el hecho de que, hasta ahora, el gobierno todavía no lo ha aprobado oficialmente. Gehard Tauscher, coordinador de refugios en Haití, dijo que la falta de conexión y participación a nivel nacional es el principal obstáculo, e indicó que deseaba que “todos los estratos del gobierno se unieran y hablaran con una sola voz”.

“Desearía que los encerraran en un bello lugar por un fin de semana –a la ONU y al gobierno nacional—y no los dejaran salir hasta que tomaran decisiones”, afirmó. Pero hay muchos otros escollos. Casi todos los pasos del plan parecen difíciles, sino imposibles de implementar. Hay más de 300.000 familias que necesitarían refugios temporales, pero las agencias y las ONG planean construir apenas 135.000. Tampoco está claro dónde se ubicarían. Esto lleva a otro inconveniente: el “problema de la tierra” de Haití.

El sistema de tenencia de tierras en este país “es un burdel, un completo desorden que tiene ya 200 años”, dijo Bernard Etheart, director del Instituto Nacional de Reforma Agraria. Desde la independencia haitiana, en 1804, muchos gobernantes han robado, vendido o regalado tierras a familiares o aliados. Muchos “propietarios” no cuentan con los títulos correspondientes, y otras parcelas tienen dos o tres dueños con papeles “legales”.

Además del problema de la tierra existe otro obstáculo, bastante literal: se estima que hay entre 20 y 30 millones de toneladas cúbicas de escombros en la capital y en pequeñas ciudades afectadas. Según expertos, tomará años removerlos y mientras el cólera continúa matando. El aislamiento de los casos sospechosos, la promoción de la higiene mediante la educación y la distribución de jabón, así como la distribución de agua potable, son elementos clave para frenar la propagación del cólera, una infección intestinal aguda causada por una bacteria presente en las heces humanas y que puede ser transmitida por el agua, algunos alimentos y, en casos excepcionales, de persona a persona, según informa MSF que cuenta con más de 3.000 trabajadores en Haití, entre personal internacional y local. Los principales síntomas son diarrea acuosa y vómitos, que provocan una deshidratación severa del enfermo, y esta a su vez una muerte muy rápida si el paciente no recibe tratamiento.

Vídeo

África agoniza en el subdesarrollo

Fuente: Rafael Contreras - Prensa Latina.  Artículo también recogido en QDQ el 12 de octubre de 2010

África acapara hoy los mayores índices de pobreza, hambre y enfermedades del mundo y transfiere a Occidente anualmente más del 40 por ciento de sus recursos naturales, para obtener a cambio la agudización de sus problemas.

Además del saqueo de sus recursos por las transnacionales, gravita sobre el continente una ingente deuda externa, de la cual no sabe cuando saldrá.

Entre tanto, la violación permanente de las reglas del comercio por los países ricos, los que mediante el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio, compelen a los mercados africanos a abrirse a sus productos industriales y agrícolas subsidiados y llevan a la quiebra a agricultores y empresarios locales.

Recientemente el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) advirtió que la sequía y el alza de los precios de los productos alimentarios pueden provocar en Etiopía una hambruna similar a la que sufrió el país en 2003, e hizo un urgente

Llamado de ayuda a la Comunidad Internacional

La situación es muy dura, dijo en Ginebra la directora adjunta de UNICEF, Hilde Johnsson, quien instó a actuar de modo que no se repita lo ocurrido cinco años atrás.

Pero riesgos similares a los que amenazan a Etiopía, son comunes en el llamado continente negro, donde la crisis alimentaria se extiende de cabo a rabo y proliferan aún más que nunca las muertes a causa de la malaria, el sida y otras pandemias, además de las provocadas por la pobreza crónica.

Pese a disponer de cuantiosos recursos, como por ejemplo, cerca del 10 por ciento de las reservas mundiales de petróleo y el 12 por ciento de los suministros, amén de abundantes yacimientos de oro, diamantes y otros valiosos minerales, suman millones los fallecidos anualmente por enfermedades.

Según ONU, como consecuencia de la pobreza, insalubridad y los estragos provocados por pandemias como la malaria, el sida, la tuberculosis y otras, un niño que nazca hoy en cualquier país de África subsariana tendrá por delante una esperanza de vida de sólo unos 30 años.

En contraste, uno que vea la luz en Japón, entre las principales naciones desarrolladas, lo más probable es que llegue a cumplir 80 años o más.

En efecto, la vida encuentra aún muchos obstáculos en África, donde se enseñorean el hambre, la pobreza, las enfermedades y el analfabetismo, que cuales cuatro jinetes del Apocalipsis bíblico llenan de calamidades el continente. La crisis de los altos precios de los alimentos que se expande por el mundo golpea hoy con mayor fuerza a las naciones subdesarrolladas, en particular las de África.

El presidente del Banco Africano de Desarrollo (BAD), Donald Keberuka, informó recientemente en Túnez que los mil millones de dólares que la entidad sumará al fondo inicial de tres mil 800 millones de dólares destinados a la agricultura en el continente resultarán insuficientes.

Precisó que el déficit alimentario en África asciende a 35,8 millones de toneladas, y entre los países más afectados mencionó a Burkina Faso, Liberia, República Centroafricana, Etiopía y Congo Democrático, incluso Egipto.

Actualmente de los cerca de 800 millones de personas que habitan en esa área geográfica, no menos de 300 millones sufren la pobreza extrema.

 

Pakistán destina a su deuda externa el doble de lo recibido tras las inundaciones

Fuente: EUROPA PRESS. Artículo también recogido en QDQ el 15 de octubre de 2010

Pakistán destina a pagar su deuda externa el doble de la cantidad comprometida por la comunidad internacional para hacer frente a las inundaciones que han anegado el país desde el pasado verano, según ha señalado este viernes la ONG Intermón Oxfam en un comunicado.

El Gobierno paquistaní deberá abonar 2.900 millones de dólares (unos 2.075 millones de euros) este año para el pago de su deuda externa, que asciende a 55.000 millones de dólares (39.000 millones de euros). Por el contrario, la comunidad internacional tan solo ha comprometido 1.500 millones de dólares (1.070 millones de euros) para reparar los daños causados por las inundaciones y reconstruir las zonas afectadas, una cantidad que apenas representa un tercio de lo solicitado por Naciones Unidas para hacer frente a la catástrofe.

Ante esta situación, Intermón Oxfam ha pedido la cancelación de la deuda externa a Pakistán. Según la ONG, la deuda contraída por el país debe ser condonada para que Pakistán pueda hacer frente a los daños y a la destrucción causados por las inundaciones del pasado verano y a los altos costes que suponen tanto la respuesta de emergencia como la futura reconstrucción de las zonas afectadas.

«Dos meses y medio después de que las inundaciones golpearan Pakistán, sólo se ha conseguido una tercera parte de los fondos económicos que pidió Naciones Unidas a la comunidad internacional», indicó un portavoz de Intermón Oxfam, Francisco Yelmo.

«El proceso de reconstrucción del país requerirá una enorme inyección de fondos. El gobierno de Pakistán ha estimado que el coste puede alcanzar los 45.000 millones de dólares (unos 32.700 millones de euros). No obstante, el plan de reconstrucción ya viene con retraso y millones de personas continúan sin hogar», añadió.

REUNIÓN EN BRUSELAS DEL GRUPO DE AMIGOS DE UN PAKISTÁN DEMOCRÁTICO

La petición de Oxfam se ha producido horas antes de la reunión que mantendrá hoy en Bruselas el Grupo de Amigos de un Pakistán Democrático. En este encuentro, los ministros de Asuntos Exteriores de los países que componen dicho grupo, entre ellos España, analizarán las necesidades del país asiático a corto y a largo plazo.

Algunos países del Grupo, como Francia, Japón, Corea del Sur y China «han recibido más dinero de Pakistán de lo que ellos han entregado como ayuda para la respuesta a las inundaciones», señaló la ONG en el comunicado.

Francia recibió 62 millones de dólares en pagos por la deuda durante los nueve primeros meses del año pasado, una cantidad 15 veces mayor a la donada en concepto de respuesta directa a las inundaciones. Por su parte, Japón recibió 111 millones de dólares por parte de Pakistán, más de cinco veces su contribución a la respuesta, mientras que Corea del Sur recibió el cuádruple, y China, el triple.

La deuda de Pakistán se ha duplicado en los últimos cuatro años. El Gobierno paquistaní destina para el pago de la deuda externa el cuádruple de lo que invierte en servicios médicos para sus ciudadanos, según Oxfam.

UNO DE CADA DIEZ NIÑOS MUERE ANTES DE CUMPLIR CINCO AÑOS EN PAKISTÁN

«Incluso antes de las inundaciones, la pobreza en ciertas partes de Pakistán era terrible. Casi uno de cada diez muere antes de cumplir cinco años. Las adolescentes en las provincias tribales bajo administración federal tienen más probabilidades de morir durante el parto que de aprender a leer. Y ahora más de 10.000 escuelas y 500 hospitales necesitan ser reconstruidos», aseveró Yelmo.

Por su parte, la directora de Intermón Oxfam, Ariane Arpa, señaló que «es un absurdo moral y económico que mientras los afectados por las inundaciones están tratando de reemprender sus vidas, algunos de los países más ricos del mundo estén recibiendo amplias sumas de dinero en concepto de deuda externa de Pakistán».

El país asiático «necesita ayuda y que su deuda se condone para que las familias puedan regresar a sus tierras y reconstruir tanto sus hogares como sus vidas», indicó Arpa.

La directora de Intermón Oxfam señaló que «España puede contribuir en este proceso» solicitando la condonación de la totalidad de la deuda bilateral, que asciende a 57,2 millones de euros, en una Proposición No de Ley que está siendo debatida actualmente en la Comisión de Cooperación Internacional del Congreso de los Diputados.

España ha contribuido con unos 14,6 millones de euros en concepto de respuesta directa a las inundaciones de Pakistán.

Si los fondos que se necesitan para la respuesta de emergencia y reconstrucción se destinan al pago de la deuda, Pakistán podría enfrentarse a un auge de la pobreza, indicó la ONG. «La elección es clara, condonemos la deuda o el desarrollo de este país se verá gravemente afectado», apostilló Arpa.

 


 
< Anterior   Siguiente >